Netanyahu está destruyendo tanto a Israel como a los palestinos – Por Alon Ben Meir

Gran parte de lo que Israel y los palestinos están experimentando hoy les ha sucedido bajo el liderazgo de Netanyahu. Él cree que los palestinos siempre representarán una amenaza existencial para Israel, lo que lo llevó a seguir políticas internas que socavaron peligrosamente los principios fundamentales de libertad e igualdad del país. Al mismo tiempo, ha tomado medidas extremas para reprimir a los palestinos y mantenido la ocupación para mantenerlos a raya. Esto ha provocado la desintegración del tejido social de ambas sociedades y ha impedido que el nuevo liderazgo político cambie de rumbo.

A pesar de los notables logros militares, económicos y tecnológicos de Israel y la dramática expansión de sus relaciones comerciales y diplomáticas desde su creación en 1948, Israel no cumplió su promesa. Bajo la vigilancia de Netanyahu, la democracia de Israel se está desgarrando, la unidad de propósito entre los judíos israelíes y la diáspora se está desmoronando, la división política y social entre los israelíes se está ampliando peligrosamente y la perspectiva de vivir en paz y seguridad es cada vez más insostenible.

Durante el mismo período, la situación de los palestinos ha empeorado de manera alarmante. Siguen dependiendo de la caridad, millones de refugiados todavía languidecen en los campamentos y se están desintegrando social y políticamente, están inseguros y desesperados. La desesperanza de los jóvenes palestinos y la auto resignación de los viejos, con la posibilidad cada vez menor de escapar de la dura realidad de la ocupación, intensificaron aún más su odio y resentimiento hacia Israel. Y el sueño lejano de los palestinos de establecer su propio Estado se está desvaneciendo rápidamente.

Netanyahu parece olvidar que la supervivencia histórica de los judíos y el secreto detrás de ella no se basaron en la destreza militar o la destreza financiera o la tecnología más avanzada, sino en un compromiso moral inquebrantable con los derechos humanos y civiles y la hermandad del hombre. Se mantuvieron firmes detrás de los pobres y los desesperados, y defendieron las causas de la libertad, el liberalismo y la igualdad. Estos atributos fueron grabados en las mentes y las almas de los judíos, debido principalmente a sus horribles experiencias a lo largo de los milenios de dispersión, persecución, expulsión, discriminación y muerte.

Uno podría pensar que estas terribles experiencias históricas influirían en Netanyahu y sus seguidores para adherirse plenamente a los derechos humanos y agotar todas las formas concebibles de no traicionar estos principios al tratar con los palestinos. Pero, lamentablemente, Netanyahu ha capitalizado un cierto segmento de palestinos que aún se resisten a la existencia de Israel para legitimar las acciones de Israel contra los palestinos.

Netanyahu presionó para que se aprobara la Ley de Estado de la Nación, que degrada a los no judíos a ciudadanos de segunda clase. La ley afirma que “el Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío, en el cual cumple con su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la libre determinación”. La ley discrimina a los ciudadanos árabes israelíes, intensifica su resentimiento y odio hacia el Estado, y amplía la brecha entre las dos partes, lo que aumenta peligrosamente la vulnerabilidad de Israel desde dentro.

Netanyahu apoyó los recortes de fondos estadounidenses por parte de Trump a organizaciones que promueven el diálogo entre israelíes y palestinos, y prohibió que decenas de otras organizaciones israelíes dedicadas a la paz recauden dinero en países extranjeros. Netanyahu está negando el proceso necesario de reconciliación entre las dos partes, que es fundamental para la coexistencia pacífica y la única manera de resolver el conflicto. Sin duda, está derribando en lugar de construir puentes para promover la paz.

Además, Netanyahu está destruyendo la democracia de Israel ladrillo a ladrillo, comenzando por el poder judicial, que es la institución más venerada e independiente de Israel. Está apoyando una enmienda que transfiere la jurisdicción de ciertos casos relacionados con Cisjordania fuera del Tribunal Supremo, lo que complicará sus decretos para eliminar los puestos de avanzada ilegales y los asentamientos, y otra ley que permitiría a los miembros del Knesset restablecer las leyes anuladas por la Corte Suprema.

En palabras de la Presidenta de la Corte, Esther Hayut, la legislación propuesta “pasaría por alto los derechos humanos de todas las personas en la sociedad israelí”, y agregó que “[la enmienda] anula la Ley Básica. El uso cínico del problema de los infiltrados como excusa para legislar un proyecto de ley de este tipo no puede ocultar su importancia destructiva”.

Bajo Netanyahu, el creciente poder de la institución religiosa ortodoxa y el cambio constante del país hacia la extrema derecha están difuminando efectivamente las líneas de separación de poder entre ‘Iglesia y Estado’. Apoyó las amenazas del Ministerio de Servicios Religiosos de impedir que las “Mujeres del Muro” oren en el Muro Occidental, advirtiendo que si no obedecen, no se les permitirá adorar en absoluto. Tristemente y de manera reveladora, la policía no hizo nada para detener los ataques verbales y físicos contra mujeres que rezan en el Kotel en julio.

Además, alienó a los judíos de la diáspora, especialmente en los Estados Unidos, al ceder ante las instituciones rabínicas. Renunció a su decisión de permitir que hombres y mujeres oren juntos en el Muro Occidental, lo que habría sido un acuerdo histórico con las denominaciones judías liberales. Esto no fue solo una bofetada en su cara, sino el desafío a uno de los aspectos más críticos de la supervivencia judía, que es mantener su afinidad poderosa e inflexible a pesar de estar dispersos en más de 100 países.

Finalmente, Netanyahu está destruyendo gradualmente uno de los pilares centrales de la democracia: la libertad de prensa. Se ha vuelto cada vez más crítico con la prensa libre y se ha entrometido con no menos de 13 medios de comunicación. Como fue investigado en los Casos de corrupción 2000 y 4000, intenta constantemente manipular a los medios de comunicación para recibir una cobertura favorable, aumenta la interferencia política y utiliza activamente los tribunales para propagar las demandas por calumnia y difamación, al tiempo que extiende la censura militar a las redes sociales.

Cada medida que Netanyahu ha tomado está minando gravemente la existencia misma de Israel. Pero la mayor amenaza, tal como la conocemos, son sus líderes, especialmente la falta de voluntad de Netanyahu de enfrentar de manera realista el conflicto con los palestinos mientras actúan para destruir la aspiración de los palestinos a la estadidad. En lugar de permanecer implacable en la búsqueda de una solución dictada por la impecable realidad de la coexistencia, optó por suprimir el movimiento nacional palestino por cualquier medio necesario, incluida la fuerza.

Todas las medidas punitivas que se han tomado contra los palestinos son las detenciones administrativas, la demolición de aldeas palestinas como Khan al Ahmer en favor de nuevos asentamientos israelíes, la expropiación de tierras privadas para construir puestos de avanzada israelíes, redadas nocturnas, limitación de la movilidad, denegación de permisos de construcción, arrancamiento de olivos y los encarcelamientos arbitrarios han llevado a la destrucción gradual del tejido social y la cohesión de los palestinos, prolongando la ocupación y el desplazamiento durante décadas. La humillación de los palestinos durante tres generaciones ha dejado a su liderazgo actual indefenso, con poco o nada que ofrecer para cambiar su situación.

Sin duda, Netanyahu traicionó la razón misma detrás de la creación de Israel: vivir en paz, proporcionar un refugio seguro para los judíos y fomentar lazos firmes e inquebrantables con los judíos de la diáspora, mientras se alimentan mutuamente para mantener su fuerza, armonía y propósito.

Netanyahu pudo haber sido el primer ministro para alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos, pero no lo hizo porque estaba y todavía está decidido a no permitir el establecimiento de un Estado palestino mientras esté en el poder.

Él dejará atrás un Estado paria de guarnición y una comunidad palestina destrozada, al tiempo que retrasa la perspectiva de la paz para otra generación.

Alon Ben-Meir es Profesor de Medio Oriente del Center for Global Affairs de la Escuela de Estudios Profesionales de laUniversidad de Nueva York (NYU-SPS).

@AlonBenMeir