La victoria de los Demócratas puede salvar al Partido Republicano – Por Alon Ben Meir

La reanudación de la Cámara de Representantes por parte de los demócratas pronto les permitirá ejercer controles y equilibrios y evitar que los republicanos bajen por una pendiente resbaladiza. De lo contrario, el partido se habría deslizado hacia una completa auto-implosión mientras seguían ciega pero voluntariamente la caótica agenda política de Trump. Durante los últimos dos años, Trump y su partido le han dado al país un grave perjuicio con implicaciones masivas nacionales e internacionales. El partidismo se convirtió en la norma, y la abdicación por parte del partido de su función de supervisión sobre el poder ejecutivo ha permitido a Trump seguir políticas que desafían la lógica y la realidad, en detrimento de los Estados Unidos.

Con la excepción de unos pocos congresistas republicanos que decidieron no buscar la reelección, la gran mayoría de los líderes del Partido Republicano están totalmente subordinados, si no esclavizados, por el Presidente. Han permanecido en gran parte en silencio acerca de sus difamaciones regulares de nuestros amigos y aliados, su racismo y arrebatos contra personas de color, su amplia oposición a la inmigración, su actitud islamofóbica, su desafío al cambio climático, su polarización deliberada, sus repetidas mentiras y declaraciones engañosas, sus desvergonzados ataques a la prensa y cualquier oponente real o percibido, sus miedos y su actitud vulgar y humillante hacia las mujeres.

Si, el Partido Republicano perdió su alma, y dos años más en el control de la Cámara y el Senado habrían causado un daño irreparable a los Estados Unidos tanto a nivel internacional como nacional. Irónicamente, la victoria de los Demócratas podría alejar al Partido Republicano del hechizo de Trump y salvarlo de su propio camino autodestructivo.

Creo que será un gran error para los Demócratas incluso contemplar la destitución de Trump, no solo porque no lo aprobará el Senado Republicano, sino porque galvanizará aún más su base y permitirá que los Republicanos en la Cámara de Representantes y el Senado se reagrupen detrás del presidente.

El hecho de que la Cámara de Representantes pronto estará bajo el control Demócrata ofrece a los Republicanos la oportunidad de redimirse trabajando al otro lado de la acera para iniciar el proceso de curación de un país peligrosamente dividido. Sin embargo, en cualquier circunstancia, los demócratas deben concentrarse en cuatro grandes crisis que enfrenta la nación y que tienen un impacto directo e indirecto en cada estadounidense

Cuidado de la salud:

Hacer que la atención médica sea un tema central en la elección de medio término fue una estrategia ganadora, precisamente porque la atención médica es un tema fundamental para todos los estadounidenses. La atención médica, sin duda, es un derecho humano básico que debe otorgar el Gobierno Federal o el Estado. Es nada menos que una farsa para cualquier estadounidense, independientemente de la edad y las condiciones preexistentes, no tener una atención médica accesible y confiable.

Los Demócratas deben permanecer implacables para presionar por una legislación de salud integral, en particular revisar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio en el contexto de la atención médica universal, e invitar a los Republicanos a que la apoyen. La perspectiva de éxito y el potencial de fracaso, si los Republicanos deciden oponerse, servirán a los intereses de los Demócratas para 2020.

Inmigración:

La fuente de la grandeza de los Estados Unidos está en su gente y en sus antecedentes, conjuntos de creencias, riquezas culturales, diversidad y diferentes recursos que los inmigrantes traen consigo, lo que hace que Estados Unidos no solo sea grande, sino único. Los Demócratas deben presentar leyes de inmigración que abarquen a los millones de inmigrantes indocumentados, DACA, solicitantes de asilo y el flujo regular de inmigrantes legales, y finalmente aprobar la Ley DREAM.

Independientemente del desdén de Trump por los inmigrantes de color, la composición demográfica de Estados Unidos está cambiando. Los afroamericanos, hispanos y asiático-americanos se convertirán en mayoría dentro de tres décadas, una tendencia que Trump no puede detener, y su abrazo a los supremacistas blancos es una mancha en Estados Unidos. El Partido Republicano debe tomar su elección, y los Demócratas deben presionar por lo que Estados Unidos representó, como el país de los inmigrantes.

Cambio climático:

Es hora de que el Partido Republicano despierte a la indiscutible evidencia científica de que el cambio climático es una realidad que debe abordarse con urgencia. De hecho, solo las personas totalmente ignorantes y moralmente corruptas no reconocen que el cambio climático ya está sobre nosotros. La ferocidad sin precedentes de incendios (particularmente recientemente en California), huracanes, tsunamis, aumento del nivel del mar y la destrucción generalizada de los arrecifes de coral son un resultado directo del cambio climático y es obvio para todos.

La desregulación ambiental es criminal y ningún republicano, incluido el Presidente, tiene derecho a contaminar nuestro aire, agua y tierra solo para enriquecer a los ricos. Los Demócratas deben hacer del cambio climático una emergencia nacional y no dejar piedra sin mover para asegurar que ninguna empresa pueda beneficiarse financieramente de la desregulación, a costa de la salud y el bienestar de todos los estadounidenses, que sufrirán enormemente enfermedades crónicas relacionadas con el cambio climático. Reincorporarse al Acuerdo Climático de París ofrecerá un buen comienzo.

Infraestructura:

Lo cuarto en lo que los demócratas deben enfocarse es en las desastrosas condiciones de la infraestructura en todo el país. Las carreteras y los puentes se están desmoronando, con más de 54.000 puentes clasificados estructuralmente deficientes; más de dos de cada cinco carreteras y autopistas interestatales tienen un exceso de capacidad y ya no pueden adaptarse a la congestión masiva, que consume más combustible y le cuesta a la economía  120 mil millones de dólares al año. Miles de ciudades pequeñas y medianas se están desintegrando y necesitan una revitalización importante. Además, la red ferroviaria del país se encuentra en una condición lamentable, con una financiación muy limitada e improvisada junto con las líneas de transporte y de cercanías, lo que nos avergüenza en comparación con países como China, Japón y la mayoría de los Estados europeos.

Los Demócratas deben permanecer inflexibles hasta que se apruebe la legislación de infraestructura. El Senado Republicano tendrá muchas dificultades para no trabajar con los Demócratas en un proyecto de ley bipartidista tan crítico a medida que se acerca el 2020.

El enfoque de los Demócratas en estos cuatro grandes proyectos nacionales (incluida la educación y el control de armas) es fundamental para mantener la viabilidad del partido. Esto es precisamente lo que se necesita para mejorar las vidas de los estadounidenses comunes, en lugar de demonizar a los Republicanos. La victoria de los Demócratas en la Cámara de Representantes ofrece a los Republicanos en el Senado la oportunidad de redimirse, colaborando con los demócratas en los principales problemas que enfrenta la nación, evitando que el partido se desintegre.

En 2020, los Demócratas deben aprovechar sus logros, o como mínimo, sus esfuerzos genuinos para abordar temas de gran preocupación y urgencia para el pueblo estadounidense, y demostrar claramente que los intereses nacionales tienen prioridad sobre la política de partidos.

Profesor de Medio Oriente del Center for Global Affairs de la Escuela de Estudios Profesionales de la Universidad de Nueva York (NYU-SPS).

@AlonBenMeir