La vergonzosa carta de Trump a Erdogan – Por Alon Ben Meir

La vergonzosa carta de Trump a Erdogan

No es de extrañar que cada persona y medio de comunicación que vio la carta de Trump al presidente de Turquía, Erdogan, pensara que era una broma. Cuando se confirmó que la carta era realmente auténtica, el desconcierto y la incredulidad sorprendieron a todos los que la leyeron, ya que ningún presidente de los Estados Unidos ha escrito una carta tan vergonzosa que se recordará en la infamia.

Trump comienza la carta diciendo: “¡Hagamos un buen trato!” Sí, un buen trato, como otra transacción de bienes raíces sospechosa basada en un malvado quid pro quo. Solo un psicópata olvidaría que le dio luz verde a Erdogan para invadir Siria, para matar, destruir y saquear a los mismos kurdos sirios que fueron los aliados más confiables de Estados Unidos en la lucha contra ISIS y sufrieron más de 10.000 bajas. A lo largo de la guerra se mantuvieron firmes como aliados, creyendo que los Estados Unidos siempre vigilarían sus espaldas, pero quedaron decepcionados.

“No quieres ser responsable de matar a miles de personas”, continúa Trump en su infame carta. ¿Desde cuándo Erdogan se ha preocupado por matar a cualquiera que se interpusiera en su camino, especialmente a los kurdos a quienes odia y ha estado planeando durante más de dos años atacar y masacrar: hombres, mujeres y niños?

Entonces Trump declaró: “no quiero ser responsable de destruir la economía turca, y lo haré. Ya te he dado una pequeña muestra con respecto al Pastor Brunson”. Primero, Trump le dice a Erdogan que siga adelante y cause estragos en nuestros aliados, pero luego le advierte que destruirá la economía turca si Erdogan no atiende su demanda. Bueno, si esta no es la naturaleza de un individuo con trastornos mentales, entonces no sé qué es.

Trump luego continúa diciendo “He trabajado duro para resolver algunos de sus problemas”. La pregunta es, ¿en qué ha trabajado Trump tan duro con Erdogan cuando los dos casi nunca se ven cara a cara? Sin embargo, hay una excepción. Trump envidia al dictador turco que ha estado gobernando su país con puño de hierro; subyugando, encarcelando, saqueando y purgando a su propia gente sin ningún tipo de reparos y dudas. Sí, a Trump le encantaría gobernar sobre los EE.UU. y aterrorizar a los demócratas para que se sometan al igual que Erdogan.

“No decepciones al mundo”, continúa Trump. ¿Qué se supone que significa eso? Erdogan ha decepcionado a EE.UU., a todos los Estados miembros de la OTAN y a todas las instituciones de las que Turquía es miembro o con las que tiene alguna afiliación. Erdogan es un criminal y ha cometido crímenes contra la humanidad. Pero, ¿qué decir? después de todo, es un subproducto del Imperio Otomano, que cometió genocidio contra los armenios y contra los griegos, pero convenientemente lo niega, aunque los registros históricos sean irrefutables.

Trump continúa su carta diciendo que “el general Mazloum está dispuesto a negociar con usted, y está dispuesto a hacer concesiones que nunca habrían hecho en el pasado”. ¿Qué hay para negociar? Erdogan ha recibido carta blanca para actuar todo el tiempo.

Él ha estado matando a sus propios kurdos durante décadas; desafió a Trump anteriormente comprando el sistema de defensa aérea ruso S-400; está interfiriendo en los asuntos internos de muchos países, especialmente en los Balcanes y el Medio Oriente; y está ignorando a sus aliados occidentales, mostrándoles su dedo medio con una sonrisa en su rostro.

Ahora Trump envía a su Secretario de Estado Pompeo y al Vicepresidente Pence para engatusar a Erdogan y rogarle que acepte un alto al fuego mientras le concede todo lo que desea. Con la luz verde dada por Trump, Turquía invadió el noreste de Siria con el propósito de establecer una “zona segura” para los sirios desplazados, pero principalmente para expulsar a los combatientes kurdos que Ankara considera una amenaza para la seguridad. Sin embargo en principio, el objetivo de Ankara es evitar el establecimiento de un Estado kurdo independiente en Siria que pueda evocar un impulso renovado por parte de la minoría kurda de Turquía para buscar la independencia.

Solo piense en lo que realmente sucedió. Tenemos al Presidente de los EE.UU., suplicando el cese de las hostilidades en lugar de exigir, en términos inequívocos, que Erdogan retire sus fuerzas inmediatamente de Siria o enfrente consecuencias nefastas. Erdogan, sin embargo, parece dar por sentado a Trump, sintiéndose seguro de que el hombre de paja en la Casa Blanca no tomará ninguna acción punitiva no solo porque carece de pensamiento estratégico sino por su cobardía.

Trump declaró que Pence y Pompeo obtuvieron una victoria, cuando en realidad fue Erdogan quien salió victorioso. Erdogan logró superar a Trump en todo momento, con Estados Unidos cediendo a todo lo que Erdogan quería. Trump cedió terreno en Siria, incluidas las bases militares estadounidenses, y también acordó levantar las sanciones. El alto el fuego puede haber detenido la matanza de los kurdos, pero ningún alto el fuego borrará la traición de los EE.UU. El precio que Estados Unidos terminará pagando será difícil de imaginar.

Luego Trump continúa diciendo que “la historia te mirará favorablemente si haces esto de la manera correcta y humana. Te considerará para siempre como el demonio si no ocurren cosas buenas”. ¿Alguna vez la historia mirará a Erdogan favorablemente? ¿El llamado hombre cuya personalidad despreciable reemplaza solo su crueldad y brutalidad? Erdogan, que se complació en la limpieza étnica de los kurdos, personifica al demonio mismo y simplemente es incapaz de hacer nada, como dice Trump, de “forma correcta y humana”.

Finalmente, Trump le predica a Erdogan, diciendo: “No seas un tipo duro. ¡No seas tonto!” Bueno, Trump simplemente se está mirando en el espejo. Él es el que intenta interpretar al tipo duro, y es el verdadero tonto que ocupa la Casa Blanca.

“Te llamaré más tarde”. Así es como Trump termina la carta. Llamar a Erdogan para qué, solo para decirle “No se preocupe, todavía creo que mi decisión de retirar a nuestras tropas de Siria fue la decisión correcta. Tú sigue adelante y haz lo que necesites; simplemente no hagas demasiado ruido y no presumas de ello. Déjame presumir a mí”.

 

Alon Ben-Meir es Profesor de Medio Oriente del Center for Global Affairs de la Escuela de Estudios Profesionales de laUniversidad de Nueva York (NYU-SPS).

@AlonBenMeir